EL BUEN GUSTO

Una de las misiones de una Guía como esta, es ayudar a los consumidores que no pueden catar todo lo que aparece en el mercado cada año, a encontrar los mejores vinos para consumir. El conflicto podría aparecer cuando los gustos de la guía no coinciden con los tuyos. Cuantas veces hemos asistido a ver una película recomendada por un crítico de renombre, y hemos tenido que salir del cine a medias. Porque todo lo que recibimos por los sentidos es subjetivo, y cada uno interpreta¬† según sus gustos, teniendo todos razón.
Parece que la solución ideal sería buscar nuestra propia “guía de cabecera”, aquella en que nuestros vinos favoritos salgan mejor clasificados, y rechazar aquellas, que por muy prestigiosas que sean, no coinciden con nuestro gusto.
Pero, realmente en el vino existen diferentes gustos? Es verdad, aquí también, que sobre gustos no hay nada escrito? Yo no estoy tan seguro. Creo que nuestro gran problema a la hora de decidir nuestras preferencias es nuestra propia inseguridad. A veces no sabemos si algo nos gusta o no, pero si viene avalado por una buena critica, nos parece mal rechazarlo.
Creo firmemente en el gusto del gran público, y rechazo de plano los vinos (igual que las películas de cine) encumbradas por la crítica, y que luego nadie bebe (o nadie va a verlas).
Mi argumento es sencillo: lo encumbrado solo por la prensa, es efímero. Hace poco leía un editorial de uno de los “gurus” del vino que se felicitaba por la bajada de los vinos “concentrados e hipermaduros”, precisamente lo que él mismo consideraba virtudes hacía solo un rato.
Confío en el pronto encuentro entre la crítica y el público, espero que esta guía lo consiga, y deseo que prevalezca sobre modas y tendencias, el buen gusto.
Ignacio de Miguel